Cervicalgias

Cervicalgias

Los dolores cervicales y problemas asociados a esta zona son muy comunes entre la población y eso es, en gran parte, por la cantidad de factores que influyen y actúan sobre ellas. La postura en el trabajo, trabajos en los que las manos sean nuestra herramienta fundamental, pesas en el gimnasio o incluso el estrés son unas pocas de la innumerables causas por las que nos podemos lesionar las cervicales aunque las gestionemos de manera correcta, así que imaginaros la cantidad de ellas que habrá si se realizan mal.

 

El dolor cervical y distribuido hacia los hombros no es el único síntoma que acompaña a una contractura o problema cervical. Mareos, dolores de cabeza, sensación de hormigueo en lascervicalgia 01 manos o incluso adormecimiento o dolor en el hombro son algunos de los mucho síntomas que pueden acompañar a dolor cervical típico.

No voy a aburrir explicando todas las acciones o gestos que puedan lesionar las cervicales porque son muchas y muy variadas (ordenador, trabajo con pesas, conducir o incluso hasta nadar). Tampoco todas aquellas características personales que las favorecen, porque también son innumerables (esguinces cervicales, tendencia al estrés que se acumula en la zona cervical, rectificaciones de la columna vertebral o la famosa costilla cervical). Pero si os recomiendo acudir a vuestro fisioterapeuta de confianza y explicar y preguntar. Explicar, para ver cuáles pueden ser las causas que lleven a nuestras cervicales a un estado de tensión excesiva y preguntar para saber qué es lo que podemos hacer para compensarlo.

images

Y solo otro apunte más antes de meternos en la prevención y el mantenimiento. Si padeces dolor cervical acude a tu fisioterapeuta lo antes posible, entre más lo dejes más va a costar eliminar el problema y también tardarás en identificar y eliminar las posibles causas.

La prevención de los problemas cervicales pasa por eliminar las causas o reducirlas en su medida y/o compensar con buenos hábitos y un mantenimiento continuado en el tiempo lo que hacemos mal.

Los buenos hábitos o ejercicios son muy sencillos y no nos llevan demasiado tiempo por lo que es una buena manera para evitar dolores o síntomas desagradables.

     1. Calor: el calor seco, con manta eléctrica (lo más recomendable), saco de semillas, bolsas de agua o gel es nuestro mejor aliado y que más a mano podemos tener en casa. 20 minutos y un calor agradable y suave son los parámetros que hay que seguir. Por supuesto que el calor, en otras formas, es aconsejable, pero no todo el mundo tiene un SPA o balneario en casa.

bolsa de gel frio calor

 

beper ri 415 manta electrica marron con mando 70

 

     2. Ejercicios de movilidad cervical: son aconsejables sobre todo en aquellas personas con falta de movilidad, por ejemplo en artrosis cervicales, bloqueos o contracturas crónicas.

secuencia ejercicios cuello

El ejercicio consiste el mover el cuello sin dolor. El primer ejercicio bajamos la cabeza desde una posición "mirando al frente" hacia el pecho, metiendo bien el menton en el mismo y subimos sin ir hacia atras. 10 veces. El segundo el girar el cuello: desde la posición normal (mirando al frente) giramos a un lado despacio y volvemos a la posición normal, paramos un segundo y nos vamos al otro lado y volvemos. 10 veces. Y el tercero es igual, desde la posición "mirando al frente" inclinamos la cabeza hacia un lado y volvemos, paramos en la posición inicial durante un segundo y al otro lado. 10 veces. ¡Importante! Nunca sentimos dolor, si no nos deja mucho recorrido libre de dolor no debemos preocuparnos, hacemos los ejercicos en el rango que nos deje y poco a poco iremos mejorando, si forzamos solo podemos empeorar. Y también importante, para un segundo en la posción de "mirar al frente" para no encadenar movimientos y obligarnos a ir despacio.

fotoaitor19

Este ejercicio se llama "doble menton" y además de llevar hacia atras el menton y rectificar la columna debemos intentar "crecer", es decir, además de sacar "papada" con este gesto debemos intentar estirar la columna como si nos estuvieran tirando de la cabeza hacia arriba. Es un poco difícil de ejercutar si no stas acostumbrado pero merece la pena enseñarlo.

 

     3. Ejercicios de estiramiento: importantísimos no, ¡¡¡¡lo siguiente!!!! En estos ejercicios se basan la prevención y mantenimiento de la zona cervical. Sirven para relajar la musculatura, bajar la tensión y compensar aquellas acciones que perjudican a la zona cervical.

123

45

Sentados en una silla sin reposabrazos, nos agarramos por debajo del asiento sin hacer fuerza. En esta posición dejamos caer la cabeza hacia el lado derecho, acercando la oreja al hombro durante 10 segundos. Después bajamos la cabeza y seguimos inclinando la cabeza hacia ese lado otros 10 seg. Repetimos las dos posiciones hacia el otro lado.

678

910

Podemos hacer otras dos variantes. una sería con el dorso de la mano en la aprte posterior de la espalda y realizamos las dos posturas anteriores hacia el lado derecho y, cambiando la mano, las dos hacia el lado izquierdo el mismo tiempo.

111213

1415

La tercera forma sería asiendo con fuerza el asiento con el brazo derecho, nos inclinamos hacia el lado izuierdo hasta que notemos un tope en el hombro, En esa postura llevamos la cabeza a las dos posturas anteriores hacia el hombro izquierdo. Repetiríamos el lado derecho tensando el brazo izquierdo.

En la tensión cervical es muy importante el atrapamiento del nervio mediano, un nervio que sale a nivel cervical de la columna y llega hasta la mano. El atrapamiento o acortamiento de este nervio produce una predisposición de los músuculos de cuello a estar más tensos e irritarse con más facilidad por lo que su estiramiento y movilización es esencial. En este vídeo se explica muy bien el ejercicio (minuto 1:05) y en su última parte habla de algo importante que es no notar dolor cuando se hace y si hay poco recorrido en la mano no importa, ya nos dejará ir más atras cuando lo trabajemos más tiempo. Nunca forzar las estructuras porque puede resultar perjudicial.

Con estos tres ítems reduciremos tanto la cantidad de episodios, como su dolor y duración pero aun así puede que la cantidad de “cosas” buenas que hacemos por nuestras cervicales no sean suficientes para compensar las malas y por eso acudir al fisioterapeuta para que te ayude con un tratamiento lo antes posible es esencial.

 

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.